Inicio Destacado A la hora de vacunar, en Etruria no descansan ni los domingos