Inicio Ambiente La pareja de cardenales amarillos se adaptó a Serrano y ya tuvo pichones